Revolcadores (Murcia)

miércoles, 16 de noviembre de 2016

La Ruta del Hilo Rojo (Ayora)



No todas las rutas que se pueden realizar son de montaña. Hay muchos más tipos de rutas entre las que se encuentran las rutas urbanas que, generalmente, suelen ser más cortas pero con un mayor número de puntos de interés dada la concentración de construcciones, edificios y lugares singulares en los cascos urbanos. Un buen ejemplo de este tipo de rutas es la que se encuentra en el municipio valenciano de Ayora: la Ruta del Hilo Rojo.


A través de una bonita leyenda se puede recorrer gran parte del callejero ayorino. Todo comienza en la Tourist Info Ayora donde los técnicos de turismo de la localidad nos proporcionan toda la información necesaria para realizar, entre otras cosas, este recorrido. Según cuenta la leyenda, todo comenzó hace muchísimo tiempo cuando abandonaron en las puertas del Convento de San Francisco a una pequeña que fue cuidada y criada por los franciscanos. Pasaron los años y el bebé creció y se convirtió en una joven inquieta y curiosa. Tras pasar toda su vida tras los muros del convento escuchando muchas historias de la Villa de Ayora, su inquietud era máxima. La joven se hizo una capa de lana roja que le cubría desde la cabeza hasta los pies y una noche de luna llena decidió salir para contemplar todos los lugares de los que tanto había oído hablar. Tal era su nerviosismo y asombro al salir que no se dio cuenta que una hebra de la capa se quedó enganchada en una argolla que aún se puede ver en la pared del convento.

La joven recorrió fascinada gran parte del pueblo sin darse cuenta que iba dejando un largo hilo rojo tras de si. Con el paso del tiempo este rastro quedó pintado y ahora nos invita a todos los que queramos visitar la localidad a seguir los pasos de aquella joven.


En la oficina de turismo nos facilitarán el callejero con el recorrido. También es posible pedir la audioguía y escuchar las narraciones en cada una de las paradas. Y si disponemos de lector de códigos QR en nuestros teléfonos móviles se pueden leer los códigos de cada panel para acceder a los vídeos y audios. No debemos olvidar comunicar a los técnicos de la oficina de turismo nuestra intención de realizar la ruta del hilo rojo ya que al finalizarla nos darán la credencial de "Amigo Eterno de la Villa de Ayora" junto con una cinta roja que podremos atar en la argolla del convento donde antes otros muchos ya lo hicieron.


El recorrido, circular y en el sentido contrario a las agujas del reloj, es de poco más de tres kilómetros y comienza junto al Convento de San Francisco. Recorreremos algunas de las principales calles, plazas y parques, barrios (Morería, Altos, el Hueco), ermitas (San José, Santa Lucía, Santa María la Mayor), la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, y edificios de importancia local.


En resumen, se trata de una ruta turística, histórica y cultural que recorre los principales puntos de la localidad de Ayora, totalmente recomendable para realizar solo, con amigos o con la familia.
Powered by Wikiloc



jueves, 27 de octubre de 2016

LAGUNA DE LOS PECES - PEÑA TREVINCA (2.127 m)



LAGUNA DE LOS PECES - PEÑA TREVINCA (2.127 m)
Galende, Trefacio y Porto de Sanabria (ZAMORA) y A Veiga (OURENSE)

Datos técnicos:
Nombre de la ruta: Senda 7 de Peces a Peña Trevinca.
Municipios: Galende, Trefacio, Porto de Sanabria y A Veiga (La Vega).
Provincias: Zamora y Ourense.
Techo provincial: Peña Trevinca (2.127 m).
Distancia: 24,87 kilómetros.
Tiempo total: 9h 41’.
Tiempo en movimiento: 6h 31’.
Tiempo detenido: 3h 10’.
Desnivel positivo: 1.028 m.
Altitud mínima: 1.603 m (Río Tera).
Altitud máxima: 2.127 m (Peña Trevinca).
Tipo: lineal.
Señalización: Sí. Ruta señalizada por el Parque Natural del Lago de Sanabria y alrededores.
Dificultad: Alta.
Cartografía: Mapa Topográfico 1:25.000 229-3 Peña Trevinca.
Fecha: 21 de septiembre de 2016.

Acceso:


La ruta comienza desde el parking habilitado en el Parque Natural junto a la Laguna de los Peces. El núcleo de población más cercano es San Martín de Castañeda a poco más de un cuarto de hora del inicio de este recorrido. El acceso es relativamente fácil por medio de la Autovía del Noroeste, la A-6, y después por la A-52 hasta Puebla de Sanabria donde la abandonamos para seguir unos 17 kilómetros por las carreteras ZA-104 primero y ZA-103 después hasta San Martín de Castañeda. Nuestra elección fue pasar la noche en un hotel rural de esta localidad (perteneciente al municipio de Galende) y a la mañana siguiente, temprano, seguir por la carretera hasta la Laguna de los Peces.


Powered by Wikiloc


Descripción:

El punto de mayor altitud de las provincias de Zamora y Ourense se encuentra en la Sierra Segundera, conjunto montañoso que pertenece al Macizo Galaico-Leonés. Este macizo está formado por un conjunto de sierras y montañas a caballo entre Galicia y Castilla y León. Y es justo en el límite entre ambas comunidades autónomas donde se alcanzan las mayores cotas, exactamente en Peña Trevinca que, con sus 2.127 metros de altitud, ostenta la consideración de techo de las provincias zamorana y orensana.

El paisaje que podremos contemplar en esta ruta es el resultado del modelado originado por las condiciones glaciares producidas durante el Cuaternario. Durante las fases más frías de este periodo geológico se formaron lenguas de hielo permanente a partir de los 1.500-1.600 metros de altitud (cota más baja de la ruta) dando lugar a un importante glaciar que fue modelando el relieve. Cuando finaliza la glaciación hace unos 12.000 años y los hielos se retiran, queda un paisaje de amplios valles en forma de U, circos glaciares y acumulaciones de sedimentos y rocas (morrenas) que fueron transportadas por las lenguas de hielo del glaciar.

Los especiales y singulares valores naturales y paisajísticos de este lugar ya fueron reconocidos a mediados del siglo pasado cuando en 1946 fue declarado como Sitio Natural de Interés Nacional por O. M. del Ministerio de Agricultura, y unos años más tarde, en 1953, se le reconoció como Paraje Pintoresco por O. M. del Ministerio de Educación Nacional. A finales de los setenta se declara el Parque Natural del Lago de Sanabria y sus alrededores por Real Decreto 3061/1978, de 27 de octubre. Posteriormente se llevan a cabo dos modificaciones: la adecuación organizativa del Parque Natural a la nueva  estructura administrativa (DECRETO 122/1985, de 12 de septiembre, por el que se  modifica el Real Decreto 3061/1978, de 27 de octubre, de creación  del Parque Natural del Lago de Sanabria), y la ampliación de su superficie que pasó de las 5.027 hectáreas a las 22.345 (DECRETO 121/90, de 5 de julio, por el que se modifican los límites y se adecuan la regulación y la organización del Parque  Natural del Lago de Sanabria y alrededores). Es en esta ampliación donde Peña Trevinca forma parte del límite norte del Parque Natural.

El protagonista de este espacio natural es el Lago de Sanabria que, con sus casi 320 hectáreas de superficie y sus más de 50 metros de profundidad, es el mayor lago de origen glaciar que se puede encontrar en la Península Ibérica. Pero no es el único lago ya que en la montaña, dispersas, se encuentra más de una veintena de lagos y lagunas de unas dimensiones menores, como la Laguna de los Peces junta a la que se ha habilitado un parking de vehículos y desde donde comienza la ruta para ascender a Peña Trevinca.

La senda a Peña Trevinca es una ruta lineal, con orientación noroeste, y señalizada por el Parque Natural. Se trata de la Senda 7 De Peces a Trevinca, marcada a lo largo de todo el recorrido con pequeños postes de madera pintados de color azul. Aunque su trazado no presenta ningún problema, la consideramos de dificultad alta por la distancia (casi 25 kilómetros) y el desnivel (más de 1.000 metros de desnivel positivo acumulado), siendo la más exigente de las que tiene este espacio natural. Para realizarla se debe escoger muy bien la fecha ya que durante los meses más fríos se encuentra todo nevado, y para los meses más calurosos no podremos cobijarnos a la sombra de ningún árbol debido a su inexistencia.

La primera imagen del paisaje nos muestra una superficie suavemente ondulada y cubierta por vegetación rastrera que apenas levanta pocos centímetros del suelo, lugar de pasto de numerosas vacas que encontraremos por el camino. Los tonos marrones, verdes y rosáceos cubren todo el suelo, aunque en la época de floración los contrastes de color son mayores y cubren todo el paisaje. Los brezos y los piornos son las principales especies que cubren los suelos por los que caminaremos.

Arrancamos a caminar hacia el norte por un estrecho camino que, si no fuera por las rodaduras de los vehículos todoterreno, sería difícil reconocerlo. A nuestra derecha, a cierta distancia, dejamos la Laguna de los Peces, y comenzamos un suave ascenso para pasar junto a Peña Cabrita. Salvada esta pequeña cuesta, continuamos un largo tramo llaneando mientras comienzan a asomar algunos picos en el horizonte.

Recorridos 4 kilómetros desde el parking encontramos un poste del GR-84. A partir de este punto la ruta coincide con el trazado de este sendero de gran recorrido conocido con el nombre de GR-84 Montaña de Sanabria y que discurre en su mayor parte por el interior del Parque Natural del Lago de Sanabria. Tiene una distancia de unos 85 kilómetros y se realiza en seis etapas aprovechando los refugios existentes.

Seguimos la ruta ahora doblemente señalizada por los postes azules y también por las marcas blancas y rojas del GR. El camino toma pendiente descendente y las vistas cambian. Al frente un amplio valle formado por los hielos glaciares por donde transcurre el sinuoso y meandrizante curso del río Tera en sus primeros pasos. Al fondo Peña Trevinca, con su singular y puntiagudo pico, flanqueado por lo que hace miles de años fueron circos glaciares. A nuestra izquierda, el embalse de Vega del Conde que acumula y remansa las aguas del Tera.

Aguas abajo de este embalse, a apenas 3,5 kilómetros, se encuentra otro embalse, el de Vega del Tera. La bella estampa del paisaje actual esconde una de las mayores desgracias ocurridas en la provincia de Zamora provocada por la rotura de la presa de Vega del Tera en enero de 1959, hecho que provocó la muerte o desaparición de 144 personas de Ribadelago, población ubicada aguas abajo.

Seguimos descendiendo y nos encontramos, al pie del camino, la fuente del Arroyo de la Cuchilla, surgencia tapada con rocas a modo de pequeña caseta para su protección. Pasamos sin hacer uso de ella ya que vamos suficientemente provistos de agua y continuamos descendiendo hasta llegar al Arroyo de Riopedro, pequeño afluente del río Tera por su margen izquierdo. Tras cruzar sus aguas, cambiamos de rumbo para seguir por el sendero junto al arroyo, aunque algo más abajo volveremos a cambiar de rumbo y nos separaremos de este pequeño eje fluvial.

En unos minutos pasamos junto al refugio de montaña de Riopedro, lugar ideal para descansar, tomar algo o cobijarse en caso de inclemencias del tiempo. Y sin detenernos bajamos al fondo del valle para cruzar por un pequeño puente de madera, sustentado por pilares de piedra, el río Tera. Desde el puente se ve, a poca distancia, otro poste con flechas indicadoras. Al llegar a él vemos que se trata del GR-84 y que a partir de este punto se separa de nuestro camino.

Avanzaremos tres kilómetros junto al cauce del río, sin desniveles, mirando de frente la cima de Peña Trevinca. A cada paso que nos vamos acercando a la base, la montaña parece ir creciendo. A la altura de la unión del arroyo del Maseirón con el río Tera comienza la subida. Una estrecha senda se abre paso entre brezos y se enfila hacia la cima. Casi 500 metros de desnivel nos separan del punto más elevado. Sin prisas, pero sin pausas, vamos ganando altitud. Los brezos van dejando de ser tan abundantes y comienza a predominar el gris de la roca desnuda invadida, en ocasiones, por alguna sabina rastrera. En el último trecho la senda se difumina y se avanza por el suelo rocoso hasta la cima de Peña Trevinca.

En lo más alto se encuentra una gran cruz de hormigón tumbada en el suelo. Fue a mediados del siglo pasado, cuando algunos montañeros realizaron turnos transportando el material desde la presa de la Vega del Conde hasta la cima para alzar una cruz de ocho metros de altura. Los fuertes vientos la tumbaron, aunque gente de Porto de Sanabria la volvieron a levantar. Sin embargo, las inclemencias del tiempo la volcaron por segunda vez y desde entonces permanece en esa posición, haciendo las funciones de banco para descansar de muchos senderistas.

Las vistas desde el pico, punto elevado privilegiado, son espectaculares. Hacia el norte vemos, a no mucha distancia, Peña Negra con sus 2.121 metros de altitud. Al sur, junto a Peña Trevinca y a nuestros pies, el circo glaciar por el que transcurre el arroyo del Maseirón. Hacia el sudeste se desarrolla el amplio valle de origen glaciar por el que circulan las aguas del río Tera, que recorrerá 140 kilómetros por tierras zamoranas para acabar uniéndose con el río Esla del que es afluente por su margen derecha.

Junto a la cruz, en lo alto de una roca, nos encontraremos un curioso buzón cilíndrico colocado por el Club Montañeiros Celtas donde se encuentra el “libro de firmas” lleno de las rúbricas de montañeros y senderistas que han querido dejar constancia de su paso por esta emblemática cima.

La ruta no finaliza aquí. Queda el regreso que se realiza exactamente por el mismo sitio por el que se llegó, pero hay que tener en cuenta la distancia que nos queda por recorrer y la subida que comienza desde el refugio de montaña de Riopedro hasta el primer poste del sendero GR-84 que encontramos. Salvo esa cuesta, el resto del recorrido será un agradable y rápido paseo.