Revolcadores (Murcia)

PR-CV 379 Ruta volcánica (Cofrentes)



DATOS TÉCNICOS: 

Nombre: PR-CV 379 Ruta volcánica.
Municipio: Cofrentes.
Distancia: 10,01 kms.
Duración: 3 h 20'.
Desnivel acumulado: 511 m.
Altitud mínima: 313 m.
Altitud máxima: 506 m.
Fecha: 01 de noviembre de 2012.
Track:  pincha aquí para descargar

ACCESO AL INICIO DE LA RUTA: 

Cofrentes se encuentra a 100 kilómetros de Valencia. Para llegar hasta esta población hay que salir de Valencia por la autovía A-3 dirección Madrid. A la altura de Requena tomar la primera salida (Requena este) y seguir por la antigua N-III hasta la rotonda que nos desvía hacia Albacete - Almansa. Pasamos la pequeña aldea requenense de El Pontón y, frente a la gasolinera, giramos a la izquierda por la N-330 que nos conduce a Cofrentes. El inicio de la ruta es la fuente de San Antón, en la calle principal, en el cruce de la N-330 con la CV-439.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA:




El volcán de Cofrentes es el principal afloramiento volcánico en tierra firme de la Comunidad Valenciana. Se trata de un vulcanismo reciente, de alrededor de dos millones de años, en el límite entre el Plioceno final y el Cuaternario. Cofrentes cuenta con tres afloramientos volcánicos. El volcán propiamente dicho conocido como cerro Agras es el principal de ellos, y dos afloramientos adventicios en dirección Sudeste: el pico del Fraile y el cerro sobre el que se asienta el castillo. Se ha determinado que el vulcanismo de Cofrentes fue de tipo explosivo más que efusivo, aunque han observado características mixtas.


El sendero PR-CV 379 es una ruta lineal que conecta la población de Cofrentes con el cerro Agras. Nosotros proponemos alargarla un poco haciendo la parte central de la ruta circular, con el objetivo de poder visitar así los tres afloramientos volcánicos.


La salida se efectúa desde la fuente de San Antón por la calle de San Antonio primero y por la calle del General Prim después, alcanzando en pocos minutos la Plaza España donde se encuentra la iglesia de San José, el ayuntamiento y el castillo, emplazado sobre un afloramiento volcánico. Tras unos minutos de contemplación de la plaza y de los edificios, proseguimos por la calle Castillo y la calle de circunvalación hasta el mirador de la era del Chulo desde donde observamos al completo el volcán, además de la unión del río Cabriel con el Júcar bajo el puente de Hierro. Seguimos por esta calle de circunvalación terminando la curva y, en pocos metros, a nuestra izquierda tomaremos el sendero que desciende hasta la antigua N-330, por la que seguiremos hasta cruzar el puente de Hierro. Seguimos las indicaciones de las señales y giramos a la izquierda por un sendero ascendente que nos ofrece, a nuestra izquierda, amplias vistas del tramo final del Cabriel y de la población de Cofrentes.


El sendero nos acerca hasta la falda del volcán y la hoya de Agras. Esta hoya, aprovechada para el cultivo de regadío, en realidad es una cuenca endorreica donde las aguas de lluvia no tienen una salida natural por ejes fluviales. El agua, tanto de riego como de lluvia, que cae a esta estructura geomorfológica circula hasta la parte más baja de la hoya donde se encuentra un conjunto de simas, excavadas en yesos, por las que se cuela. La circulación hídrica es subterránea hasta que estas aguas se unen a las del río Cabriel.


Pasamos junto a algunas construcciones agrícolas/ganaderas, ya en el camino que nos llevará hasta la parte más alta del volcán. A lo largo del suave ascenso, perfectamente señalizado, comenzaremos a contemplar materiales volcánicos, más oscuros, entre los que destacan cenizas, lapillis y tobas volcánicas. El camino principal, utilizado durante los años 80 por los camiones para sacar material de la cantera del volcán, nos conduce hasta la parte más alta, donde veremos, además de los materiales mencionados anteriormente, coladas de lava, rocas de basalto y una espectacular bomba volcánica en el centro de la explanada.



El valor científico, didáctico y geológico de este emplazamiento es indiscutible, además de ser un excelente mirador de la confluencia de los ríos Júcar y Cabriel. El tiempo empleado para la visita del volcán siempre nos parecerá poco ya que cada roca y cada rincón nos fascinarán al estar en un lugar al que tan poco estamos acostumbrados. El sendero que seguimos, el PR-CV 379, finaliza aquí con lo que tocaría regresar por el mismo sitio por el que vinimos, pero optamos por hacer una variante circular y completar la ruta con la visita al tercer afloramiento que nos queda: el pico del Fraile.



Deshacemos el camino unos centenares de metros y nos desviamos a la izquierda dos veces seguidas. Caminamos junto a unos campos a la derecha y un bosque de pinar a la izquierda. Pasamos al lado de una antigua casa agrícola y seguimos por el camino, paralelos a la nueva circunvalación de la carretera N-330. Más adelante podemos ver el nuevo viaducto realizado para cruzar el río Cabriel. A la altura de un campo de olivos jóvenes nos desviamos hacia la izquierda y seguimos bajando. Un poco más abajo nos encontramos con un pequeño camino que sale a la izquierda, rodeado de pinos. Lo tomamos y en pocos metros nos aparecerá el pico del Fraile, un erguido afloramiento de color oscuro, junto a un antiguo corral de ganado. Un pequeño enclave idílico rodeado de pinos que nos ofrece vistas hacia el sur, es decir, hacia el Cabriel y Cofrentes.



Volvemos por el camino hasta enlazar de nuevo por el que veníamos, y continuamos descendiendo por éste hasta conectar, junto a la orilla del río, con otro camino por el que transcurre el sendero PR-CV 380. Giramos hacia la izquierda, siguiendo el curso del río, y caminamos entre dos tipos de bosques. A nuestra izquierda, por las laderas del Cerro Agras, se extiende el bosque típicamente mediterráneo con el pino carrasco como protagonista del estrato arbóreo, y un sotobosque formado por coscojas, lentiscos, romeros, brezos, aliagas y esparragueras principalmente. A nuestra derecha, junto a la orilla del Cabriel, un importante y desarrollado bosque de ribera formado por chopos, álamos, tarayes, cañas, carrizos, zarzas y algunos ejemplares de almez.



Junto al río, en el punto donde el camino se acerca a él, un espectacular ejemplar de carrasca ha ganado su espacio y se ha convertido en un punto de referencia para los pescadores locales, por el cobijo que da estar bajo sus ramas. Seguimos por el camino y vemos como el terreno se vuelve rojizo por la presencia de yesos que alcanzan la orilla. Y es en estos suelos donde encontramos uno de los bosquetes de tarayes más desarrollados del ámbito valenciano. Su densidad y espesura nos impiden ver la orilla del río. 


Alcanzamos el puente de Hierro, y lo cruzamos de nuevo. El camino de regreso hasta el final de la ruta es el mismo en este tramo. Tras ascender por el sendero hasta la calle de circunvalación, volveremos a callejear hasta la fuente de San Antón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada