Revolcadores (Murcia)

SL-CV 132 Sendero del Puente de la Vía (Venta del Moro)



DATOS TÉCNICOS:

Nombre: SL-CV 132 Sendero del Puente de la Vía.
Municipio: Venta del Moro.
Distancia: 5,67 kms.
Duración: 1 h 30'.
Desnivel acumulado: 120 m.
Altitud mínima: 683 m.
Altitud máxima: 740 m.
Fecha: 11 de agosto de 2013.
Track:  pincha aquí para descargar

ACCESO AL INICIO DE LA RUTA: 

La localidad de Venta del Moro se encuentra a poco menos de 100 kilómetros de la capital valenciana, de la que saldremos por la A-3 (Autovía del Este) dirección Madrid. Abandonamos la autovía por la salida 266 dirección a Venta del Moro y nos incorporamos, dirección sudoeste, a la carretera CV-465.

Esta carretera enlaza con la CV-475, por la que continuaremos recto hasta llegar a Venta del Moro. Al llegar a la Calle Carretera de Tamayo giramos a la izquierda y a unos cien metros alcanzamos el Parque Interpretativo Hoces del Cabriel donde comienza el sendero.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA:


 

Venta del Moro ha sido históricamente paso obligado entre Castilla La Mancha y estas tierras valencianas, por donde se cruzaba el accidentado y encajado valle del río Cabriel por el puente de Vadocañas, vía de comunicación que conectaba Iniesta con Requena, y por donde circulaban viajeros, mercancías y ganados.
El sendero del Puente de la Vía transcurre hacia el sudeste del casco municipal, junto a la rambla Albosa, y su recorrido nos mostrará antiguos regadíos tradicionales abancalados en las márgenes de la rambla y las obras inacabadas de la antigua vía ferroviaria Utiel – Baeza.


El punto de inicio de esta ruta se encuentra junto al Parque Interpretativo Hoces del Cabriel, en la Calle Carretera de Tamayo. Se trata de un parque urbano en el que a través de un pequeño recorrido se puede llegar a identificar casi una veintena de especies vegetales, paseo que nos dejamos para después de la ruta. Partimos dirección Casas del Rey pasando junto al polideportivo municipal. A pocos minutos, la carretera cruza la rambla Albosa y nosotros nos desviaremos hacia la izquierda, por la Calle Paseo de las Moreras, junto al Parque Albosa. Un agradable parque con grandes chopos en el que encontramos el Tótem Reflexivo, una de las esculturas pertenecientes a la serie “Piedras al aire. Canto a la Naturaleza en Espiral” y que se encuentran distribuidas por toda la comarca.


Pasado el parque, volvemos a cruzar la rambla y nos ponemos en su margen izquierda, por la Calle Rambla Albosa desde donde podemos contemplar el tramo encauzado de este curso fluvial. Al final del encauzamiento artificial, nos desviamos unos metros para visitar la fuente de los Desmayos, aguas que eran aprovechadas para el riego de la acequia de la Lastra junto a la que volveremos.


Continuamos junto a la rambla hasta que unas indicaciones nos señalan que tenemos que cruzar por un pequeño paso hecho con troncos de madera. Nada más cruzar encontramos la bifurcación del sendero. Continuamos por la parte de la derecha, ascendiendo unos metros, y alcanzamos un camino de tierra por el que seguiremos entre campos de secano. Por el camino, siguiendo las marcas, nos aproximamos a la rambla Albosa de la que nos habíamos separado un poco. Ya en la curva y visto desde lejos nos encontramos con el Puente de la Vía, al que nos acercamos por un sendero. Una gran obra abandonada a la que le han sabido sacar partido las empresas de turismo rural de la zona para actividades como tirolina o rocódromo. Este puente pertenece a la línea de ferrocarril inacabada de Baeza – Utiel cuyas obras se llevaron a cabo entre 1927 y 1964, y que tenían como objetivo conectar por ferrocarril Andalucía con Levante. Debido a la longitud de la vía, ésta se dividió en cuatro secciones, siendo la cuarta sección la correspondiente al tramo entre Albacete y Utiel (116 kilómetros). La cuarta sección, también la más complicada técnicamente por tener que salvar el profundo valle del Cabriel, fue en la que menos tiempo se estuvo trabajando: las obras comenzaron en 1929 y se abandonaron definitivamente en 1936 tras varios despidos masivos de trabajadores y suspensiones temporales de la obra en 1931 y 1932. De esta manera, en Venta del Moro quedó sin finalizar el puente del Rebollo que cruzaba la Rambla Albosa.


 Tras contemplar el puente regresamos al sendero y continuamos, ahora dirección Venta del Moro, por un camino a la sombra de grandes pinos y algunas carrascas. Pronto llegamos a las huertas, la gran mayoría abandonadas, junto a la rambla. Huertas que eran regadas por la acequia de la Lastra, y cuyas aguas eran almacenadas en numerosas balsas de pequeñas dimensiones que nos encontramos junto al sendero. En un tramo en el que el sendero se aproxima al cauce de la rambla encontramos una indicación de la cercanía de la fuente del Tío Julianazo. Seguimos por el sendero y llegamos de nuevo al punto donde se encuentra la bifurcación. Volvemos a cruzar el puente de troncos sobre la rambla y subimos hasta la calle. Es ahora cuando aprovechamos para acercarnos, por la Calle Sindicato Agrícola, a la Sede del Parque Hoces del Cabriel – Museo Municipal (abierto de martes a sábado, de 9 a 14 horas).


El tramo hasta los coches se realiza por el mismo camino del principio de la ruta, pasando de nuevo por el Parque Albosa y junto al polideportivo municipal. Y es al final, después del merecido almuerzo en el parque, cuando aprovechamos para realizar el paseo por este Parque Interpretativo Hoces del Cabriel que nos dejamos pendiente al comienzo de la mañana.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada