Revolcadores (Murcia)

lunes, 22 de noviembre de 2021

Ruta del Barranco Moreno (Bicorp). Abrigos de los Gineses y Calicanto


 


ACCESO:

El inicio de este sendero se encuentra en la fuente la Rambla, en el casco urbano de Bicorp, a unos 90 kilómetros de Valencia. El tiempo que emplearemos para recorrer esa distancia es de aproximadamente una hora y cuarto. Saldremos de Valencia dirección Sur buscando la V-31. Más adelante seguiremos por la A-7 (Albacete/Alicante. L’Alcúdia) y abandonaremos la autovía por la salida 396 para seguir por la carretera CV-590 dirección Estubeny. A unos 7,5 kilómetros llegaremos a una rotonda donde deberemos tomar la primera salida dirección Anna por la CV-580. Por esta carretera, después de pasar Anna, Chella, Bolbaite, Navarrés y Quesa, llegaremos a Bicorp. Solo nos queda buscar la fuente que se encuentra al lado del lavadero, bajo un puente de esta misma carretera.

DATOS TÉCNICOS:

- Nombre de la ruta: PR-CV 173 Ruta del Barranco Moreno.
- Municipio: Bicorp.
- Distancia: 13,84 kilómetros.
- Tiempo total: 6h 09’.
- Tiempo en movimiento: 4h 08’.
- Tiempo detenido: 2h 01’.
- Desnivel positivo: 407 m.
- Altitud mínima: 259 m (Fuente la Rambla).
- Altitud máxima: 553 m (camino de Jarafuel).
- Tipo: circular.
- Señalización: Sí. Postes de dirección y marcas blancas y amarillas.
- Dificultad: Media. 
- Cartografía: Mapa Topográfico 1:25.000 769-I Navarrés.
- Fecha: 25 de marzo de 2018.

Powered by Wikiloc



DESCRIPCIÓN:

Bicorp es un municipio que pertenece a la comarca de la Canal de Navarrés. Su término es montañoso, abrupto, surcado por numerosos ríos y barrancos que basculan de Oeste a Este en busca del Júcar a través del río Escalona. Predomina la masa forestal con el pino carrasco (Pinus halepensis) como protagonista del estrato arbóreo. Le acompaña un sotobosque típicamente mediterráneo de coscojas (Quercus coccifera), romeros (Rosmarinus officinalis), lentiscos (Pistacia lentiscus), brezos (Erica multiflora), espartos (Macrochloa tenacissima)… Nos encontramos, sin lugar a ninguna duda, en uno de los espacios más naturales del territorio valenciano.

La gran plataforma del macizo del Caroig y la muela de Cortes, en cierta medida despoblada y con escasas vías de comunicación que la cruzan, fue el escenario natural escogido para que en 1973 se creara la Reserva Nacional de Caza Muela de Cortes, que pasó a ser Reserva Valenciana de Caza posteriormente. En ella habita una gran cantidad de especies de utilidad cinegética como la cabra montés (Capra pirenaica) o el muflón (Ovis musimon). Y Bicorp es uno de los municipios por los que la reserva de caza se extiende y donde no es nada difícil ver cabras cuando salimos a dar un paseo, aunque tal abundancia de estos animales está provocando serios problemas en los campos de cultivo.

Todo este territorio montañoso, con abundancia en cursos de agua y con una cantidad inconmensurable de abrigos y cuevas debido a su carácter calizo, propició su ocupación desde la Prehistoria. Muestra de ello es la concentración de yacimientos con arte rupestre en el macizo del Caroig, una de las mayores concentraciones del arco mediterráneo en la Península Ibérica declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Y en la ruta que realizaremos veremos dos de estos abrigos: el de los Gineses y el de la Balsa de Calicanto.

El barranco Moreno prácticamente cruza el término de Oeste a Este con un trazado bastante meandrizante y es precisamente en un meandro de este barranco donde se localiza el casco urbano de Bicorp. La ruta que realizaremos y que lleva su nombre es circular, de casi 14 kilómetros de distancia, y transcurre por caminos, sendas y, como no podía ser de otra manera, por el cauce y márgenes del barranco, rodeados de una impresionante masa forestal. Caminaremos en el sentido contrario a las agujas del reloj y en la parte más alejada coincidiremos con parte de la ruta del arte rupestre de Bicorp.

El inicio de la ruta se encuentra en la fuente la Rambla o de la Umbría (km 0) bajo un puente de la carretera CV-580 a su paso por la población, donde no será difícil aparcar para iniciar el recorrido andando desde allí. La fuente, reubicada aquí tras las obras del desvío de la carretera, se encuentra pintada en su parte superior con la conocida escena de la recolección de la miel de las Cuevas de la Araña, abrigo con arte rupestre que también visitaremos gracias a otro sendero de pequeño recorrido y del cual trataremos más adelante.

Nos dirigiremos hacia la carretera y giraremos a la izquierda como si fuéramos a salir de la población, pero antes de cruzar el puente sobre el barranco Gomar veremos las primeras indicaciones de la ruta que nos dirigen por el sendero de la izquierda con ligera pendiente ascendente. Conectaremos con un camino de tierra por el que seguiremos rodeados de campos de algarrobos y olivos, y unos 300 metros más adelante enlazaremos con un camino asfaltado. Giraremos a la izquierda y seguidamente a la derecha haciendo caso a los postes y marcas que nos encontraremos en todos los cruces.

Después de pasar cerca de una casa con un gran pino al lado, el camino deja de ser asfaltado y continua de tierra, rodeados ahora de pinos a ambos lados. Veremos el primero de los muchos carteles interpretativos de la ruta que hace referencia a la ocupación prehistórica del entorno del barranco Moreno. Y a muy pocos metros del cartel nos encontramos con la bifurcación (km 1,6) del sendero. A la izquierda está el camino por el que regresaremos del barranco Moreno y hacia la derecha el camino por el que continuaremos, camino que conforme avanzamos veremos que se va estrechando.

Llegaremos a una zona donde no hay prácticamente suelo y aflora la roca, lugar donde aún perdura y se aprecia el margen rocoso de aquel antiguo camino que conectaba Bicorp con la población de Jarafuel, y donde si nos fijamos bien aún podremos ver por el suelo algún clavo oxidado de las herraduras de las caballerías que por allí transitaban. Junto a este antiguo camino nos encontraremos otro cartel que explica la existencia de una red radial de caminos desde Bicorp a poblaciones vecinas y la importancia que tuvo en el pasado como principales y únicas vías de comunicación antes de la existencia de las carreteras.

Tras realizar un marcado zigzag con pendiente ascendente, la roca desnuda da paso a una senda de tierra que transcurre por una zona más boscosa. Se trata de pinos que han ganado el terreno a los antiguos campos de cultivo de los que aún quedan los ribazos de piedra. Seguiremos ascendiendo, aunque sin darnos casi cuenta ya que no es necesario realizar ningún gran esfuerzo, hasta alcanzar la cota más alta del recorrido donde encontraremos el cartel en el que se puede leer información sobre la flora y las principales especies del bosque mediterráneo. A partir de este punto continuaremos con ligero descenso y en poco tiempo llegaremos a una bifurcación indicada hacia la izquierda.

Nos adentramos en el paraje conocido como Era del Bolo, caminando por una senda por la ladera del encajado barranco Moreno. Las vistas que obtenemos aquí, entre los pinos, son espectaculares. Una zona muy montañosa cuyas laderas están completamente cubiertas por un manto verde de pinos donde el barranco Moreno ha labrado un gran surco que se extiende frente a nosotros. Iremos descendiendo de forma suave durante un buen tramo hasta que nos encontraremos una bifurcación (km 6,1) con postes indicativos. Veremos indicaciones distintas a las del sendero PR que estamos siguiendo ya que a partir de este punto coincidiremos durante un tramo con la Ruta del Arte Rupestre de Bicorp, una ruta mucho más corta que se centra en tres abrigos con arte rupestre (abrigos de los Gineses, Calicanto y Lucio).

Seguiremos recto y a pocos metros nos encontraremos con la casa cueva la Joaquina (km 6,1), un excelente ejemplo de arquitectura rural que nos acerca a un pasado no tan lejano donde se aprovechaban todos los recursos naturales y donde la vivienda se encontraba cerca de ellos. Se trata de una pequeña casa que aprovecha la visera rocosa de un abrigo, y junto a ella el horno para el pan, y todo el conjunto sobre un estrato rocoso liso a una altura considerable del cauce del barranco Moreno. No es la única construcción de este tipo en la zona, todo lo contrario, son construcciones bastante frecuentes.

Continuaremos y un poco más adelante llegaremos a un aprisco que también aprovecha un abrigo, pero en este además se ha encontrado arte rupestre. Se trata del abrigo del Charco de la Madera (km 6,3), ubicado a la altura de una fantástica poza de aguas transparentes en esta época del año que fuimos. En este abrigo no fuimos capaces de ver pinturas por lo que continuamos hacia el barranco. Desde el cauce, mirando aguas arriba, a mano derecha, podremos ver un gran abrigo enrejado (km 6,6) al que también nos acercamos pero tampoco vimos nada. En este lugar nos encontramos en el punto más alejado de la ruta.

Nos daremos la vuelta para regresar pero unos metros más abajo giraremos a la derecha por una senda señalizada hacia el abrigo de los Gineses (km 6,9), cerca de la unión entre los barrancos Moreno y Gineses. Se trata de un pequeño abrigo cerrado en el que, aunque el estado de conservación de sus pinturas no es bueno, podremos apreciar varias figuras realizadas con trazos lineales, una buena muestra de arte rupestre esquemático. También se encuentra la figura de un toro de estilo levantino.

Regresaremos al barranco y volveremos a pasar por el abrigo del Charco de la Madera y la casa cueva la Joaquina hasta llegar a la bifurcación donde giraremos a la derecha para cruzar nuevamente el barranco. Caminaremos unos metros y pronto nos desviaremos hacia la derecha para alcanzar el abrigo de la Balsa de Calicanto (km 7,7), descubierto en 1974. Se trata de un gran abrigo cerrado con muestra de arte rupestre levantino (se distinguen bien dos figuras zoomorfas en los extremos, cérvidos) y un importante conjunto de arte rupestre esquemático donde hay representaciones antropomorfas, zoomorfas y del curso del agua realizadas a base de trazos lineales, serpentiformes y zigzags.

El abrigo de Calicanto es la última cavidad con arte rupestre que visitaremos en este recorrido, pero aún así nos podremos hacer una idea de la concentración de arte rupestre, levantino y esquemático, que hay en esta zona del macizo del Caroig, y no solamente en el barranco Moreno. De esta manera, tras contemplar las figuras de Calicanto regresaremos al barranco y continuaremos con la ruta. Seguiremos dirección aguas abajo, por el cauce y sus márgenes, pasando de un lado a otro saltando el exiguo curso de agua y sus pozas.

En la margen izquierda del barranco nos encontraremos otra casa cueva (km 8,5) que ha sido restaurada como testimonio de la forma de vida de un pasado reciente donde el hombre y el medio convivían en armonía. Seguiremos por el barranco sin perder de vista las marcas de pintura blancas y amarillas que nos indican en todo momento el recorrido. En este tramo de barranco nos encontraremos algunas charcas de agua cristalina que nos invitarán a detenernos para contemplar todo el paisaje que nos rodea.

Tras un buen trecho de barranco llegaremos a un punto donde encontraremos un cartel sobre la fauna (km 9,9). En este lugar el trazado original del sendero PR se bifurca. Una opción continúa por el cauce y la otra se desvía hacia la izquierda para separarnos definitivamente del barranco. Nosotros escogeremos esta segunda opción. Ascenderemos suavemente por la ladera, por una senda que se adentra en un bosque de pinos, bajo el paraje de las Quebradas. Más adelante conectaremos con un camino por el que seguiremos dirección Bicorp.

Por el camino continuaremos acompañados por un bosque de pino carrasco y su típico sotobosque mediterráneo, que tan sólo veremos interrumpido por algunos campos de olivos  y algarrobos salpicados en las laderas. El paso aquí es más rápido y cómodo que por el barranco, motivo por el que no tardaremos en alcanzar nuevamente la primera bifurcación de la ruta (km 12,5) donde unas horas antes escogimos seguir por el antiguo camino de Jarafuel. Desde aquí hasta Bicorp ya conocemos el camino y tan solo deberemos deshacer los primeros pasos que dimos, pero ahora tendremos vistas del casco urbano ya que caminaremos hacia el pueblo.

La ruta la finalizaremos en la fuente la Rambla (km 13,84), lugar donde aparcamos. Pero antes de marcharnos de Bicorp, si aún vamos bien de tiempo, es muy recomendable realizar la visita al ecomuseo que se encuentra en la calle San Roque, 11. El horario es de miércoles a domingo, de 10:00 a 14:00 horas. En su página web (http://www.ecomuseodebicorp.com/) podremos encontrar información sobre esta ruta y otras del entorno. El ecomuseo de Bicorp es un Centro de Interpretación del Patrimonio que cuenta con tres salas: arqueología, etnología y paleontología. En la sala de arqueología hay una exposición sobre prehistoria donde se puede conocer el arte esquemático y levantino representado en los abrigos más importantes del municipio como son los de las Cuevas de la Araña y del barranco Moreno.

BIBLIOGRAFÍA:

- Hernández Pérez, Mauro S. (2006): Arte Esquemático en la fachada oriental de la Península Ibérica: 25 años después. Zephyrus: Revista de prehistoria y arqueología, nº 59. Págs. 199-214.

- Hernández Pérez, Mauro S. (2016): Arte Macroesquemático vs. Arte Esquemático. Reflexiones en torno a una relación intuida. Del Neolític a l'Edat de Bronze en el Meditarrani occidental: estudis en homenatge a Bernat Martí Oliver / coord. por Helena Bonet Rosado; Bernat Martí Oliver (hom.), págs. 481-490.

- Torregrosa Giménez, Palmira (1999): La pintura rupestre esquemática en el Levante de la Península Ibérica. Tesis doctoral de la Universidad de Alicante.

- Web del Ecomuseo de Bicorp: http://www.ecomuseodebicorp.com/


































viernes, 6 de noviembre de 2020

Ruta de los Cuchillos (Teresa de Cofrentes)

 



Powered by Wikiloc


Teresa de Cofrentes es un municipio del interior valenciano que forma parte de la comarca Valle de Ayora-Cofrentes, una comarca que los vecinos llaman simplemente “el Valle”, y es este accidente geográfico el que identifica este territorio. Se trata de una fosa central, con dirección Sur-Norte, por la que transcurren las aguas del río Reconque-Cautabán, y que separa los relieves mayoritariamente tabulares de sus lados.

Nos encontramos, por tanto, con un paisaje montañoso, con numerosos valles que dan a la fosa central, al Valle, en el que afloran materiales del Triásico que van a conferir al paisaje unas características especiales. Y es en este contexto en el que se desarrolla la ruta de los Cuchillos de Teresa de Cofrentes, en un paraje de cerros y colinas triásicas en el interior de la gran fosa. Es un paisaje muy distinto al que se puede encontrar en el resto de la comarca, densamente ocupada por extensas pinadas de pino carrasco. En esta ruta no encontraremos sombras, ni manchas de árboles. Recorreremos un terreno con una cubierta vegetal escasa, en el que sus mayores representantes serán espartos y albaidas, con unas condiciones sub-áridas, en el que el principal atractivo es ese, las comunidades vegetales adaptadas a la litología del terreno.

El recorrido es de unos 9 kilómetros, con una pequeña parte lineal y el resto circular. Comienza en el “anfiteatro” de Teresa, donde hay un cartel que recoge todas las rutas del término, y la primera indicación de la ruta de los cuchillos. Pasaremos junto a la rotonda de la entrada al municipio frente a la que se encuentra uno de los paneles cerámicos de la ruta comarcal de los moriscos, y seguidamente junto a la acequia que bordea las casas más occidentales del casco urbano y que todavía conservas las losas desgastadas del antiguo lavadero.

Para dejar atrás la población de Teresa de Cofrentes cruzaremos la carretera N-330, con precaución, en un lugar con perfecta visibilidad, y seguiremos por caminos que atraviesan las huertas regadas con las aguas del río Zarra y la rambla del Rasmal, huertas en proceso de abandono, tendencia, por desgracia, generalizada en el mundo rural. Los ribazos de las huertas aún conservan sus almeces (Celtis australis), antaño tan apreciados por ser su madera la materia prima para las herramientas del campo y con la que se desarrolló una industria de la que quedan buenos ejemplos en Zarra y principalmente en Jarafuel (las conocidas fábricas de bastones o garrotes).

Pronto alcanzaremos el río Zarra y lo cruzaremos por encima de la presa de la Arboleja de Abajo, un azud que retiene las aguas del río para derivar parte de su caudal por la margen izquierda por la acequia de la Arboleja de Abajo. Una pequeña lámina de agua pasa por encima del azud, así que iremos con cuidado sobre las rocas puestas para evitar resbalar y mojarnos los pies. Una vez hemos cruzado la presa, subiremos por unos escalones excavados en la tierra rojiza de la ladera.

Si hasta este punto hemos caminado junto a las huertas de regadío que ocupan la zona llana de las riberas de los ríos de materiales cuaternarios, a partir de ahora el terreno cambia drásticamente. Los colores se vuelven más rojizos o grises. Nos encontramos con materiales del Triásico Superior, y más concretamente de la facies Keuper: areniscas, arcillas yesíferas, arcillas rojas, margas, margas yesíferas versicolores con jacintos de Compostela. A lo largo de la ruta podremos ver magníficos ejemplos de yesos espejuelos, los conocidos como Lapis specularis por los antiguos romanos.

El recorrido se encuentra perfectamente señalizado con postes de madera y marcas pintadas en el suelo, por lo que difícilmente nos podríamos equivocar. El recorrido es un vaivén de subidas y bajadas por estos cerros descarnados en los que crecen comunidades vegetales adaptadas a su sequedad tales como los espartales. También podremos ver algunos campos de olivos abandonados en las laderas, olivos que a pesar de sus años no tienen un porte considerable, y que fueron plantados por unas generaciones no tan lejanas que bien sabían aprovechar los recursos del terreno con un gran y cuidadoso trabajo.

Después de varios kilómetros subiendo y bajando pequeñas cuestas llegaremos a la altura del puente de Jarafuel bajo el que pasan las aguas del río Zarra. Desde ahí volveremos a caminar junto a las huertas, abandonadas hace tiempo, de esta partida agrícola. Caminaremos dirección al cruce donde acaba la parte circular y volveremos a cruzar por encima de la presa.

El regreso hasta Teresa de Cofrentes se realiza por el mismo sitio, desandando los primeros pasos de la mañana, para finalizar en el “anfiteatro” de la población, con la impresión de haber realizado una ruta distinta, con un paisaje singular, y con una geología muy particular.